Cristiano y Bale, frenados en seco