Coutinho y Dembelé, ¿las soluciones a los problemas del Barcelona?