La final de la Copa del Mundo de baloncesto fue escenario de celebración atlética