Contratan a una stripper para distraer al rival y acaban perdiendo por goleada