Continúa la persecución del Real Madrid, pero el Barcelona no pincha