Coentrao acaba reventado un partidillo con niños: "Dame un agua… ¡Corren más que yo!"