Cien litros de agua por metro cuadrado en Vigo convierten Balaídos en una piscina