El Cholo Simeone rozó la locura en los últimos minutos: mucha intensidad y mensajes para Thomas