Chelsea –Barça, muchas cuentas pendientes