El Chelsea toca fondo pero Mourinho sigue con su guerra con la prensa