La Champions le debe una al Valencia, y contra el Mónaco comienza su oportunidad