Cesc dejó en el pasado el mal rollo