¡Ver para creer! En el pueblo de Marc, no se pueden creer lo que ha hecho Rossi