El Celta, con la mente puesta en sus vecinos de Vigo pese a estar a miles de kilómetros