El Celta sueña con hacer algo grande en Europa: ya está en cuartos y mira hacia la final en Suecia