Catorce aficionados hospitalizados después de que los ultras del PSV llenaran la grada de humo