Casillas y Moyá, el mano a mano del derbi