Los porteadores llegan al campo base