Carlos Soria, a la espera del buen tiempo