Una vez más, el Camp Nou será un escaparate político: éste es el mensaje que mostrará la grada