Callado, discreto, de los que no hacen ruido pero Rakitic es la brújula del Barça