El Calderón estará a tope para recibir al Barcelona