Cabra, ‘locos por el remate’