CR7 y Bale, los cañoneros del Madrid