Busquets y Piqué se encargaron de tapar a Oblak en el gol de falta de Messi