Casualidad o no, el anuncio de Budweiser de la Super Bowl es un 'zasca' épico a Trump