Del Bosque, humilde y siempre en segundo plano