Las lágrimas de Boca tras caer ante River en su noche más dura a diez mil kilómetros de Buenos Aires