La plantilla del Betis no levanta cabeza