Jesé y Joaquín se convierten en el tándem perfecto para alegrar el vestuario del Betis al ritmo de la música