Los ultras del Betis llegaron a San Mamés con ganas de liarla: actitud desafiante y provocaciones