El Betis llegó con ánimos a Ponferrada, pero se fue recibiendo una goleada con aguacero