Betis y Celta protagonizaron el partido más divertido de LaLiga