Besos y caricias en la grada con Georgina: la sanción más romántica de Cristiano Ronaldo