Una parte del Bernabéu piensa que es el momento de volver a un entrenador con mano dura como Mourinho