El Bernabéu, ¿un maleficio para el Real Madrid? Cuatro partidos y tan solo una victoria