Benzema, de genio a señalado desde su maravilla en la línea de fondo del Calderón