Benzema cumplió en El Madrigal regalando una asistencia de oro a Cristiano Ronaldo