El reto de Benjamín a De Marcos: encestar un balón en un cubo de basura