Bellcaire, el pueblo de Tito, llora su muerte