Bartomeu y el Barcelona ven cierta injusticia en los arbitrajes que han sufrido