El Barcelona sufre pero ya está en la final