El Barcelona rompe su maleficio contra el Atleti