Barcelona se regocija con el primer K0 blanco