El Barcelona perdió el año pasado 77 millones de euros