El Barcelona parte como favorito ante un Bayern decaído