El Barcelona gana un nuevo asalto para proclamarse campeón