El Barcelona busca mantener la diferencia frente a un Madrid que no se rinde