El problema del Barcelona: A estas alturas de LaLiga no había encajado tantos goles desde la temporada 74-75