El Barcelona tira de cartera y se gasta 530 millones de euros en fichajes las últimas dos temporadas